Sobre el servicio de domiciliación de empresas en Hungría

 

Según la disposición jurídica que entró en vigor el 20 de junio de 2017, cada persona jurídica que utilice el servicio de domiciliación de empresas tiene el deber de declarar a la Agencia Tributaria y de Aduana Nacional que hace uso del servicio de domiciliación de empresas. En la declaración, entre otros, se debe comunicar el lugar y el modo de la custodia de sus documentos, de sus comprobantes y de sus registros disponibles de forma electrónica si éste es diferente a su domicilio social; la denominación, el domicilio social y el número de identificación fiscal de la empresa servidora y la fecha de la constitución de la relación jurídica por encargo referente al servicio de domiciliación de empresas, y, en caso de una relación jurídica de duración determinada, la fecha de expiración de ésta.

En el caso de constitución de una nueva persona jurídica, la declaración ha de efectuarse dentro de 15 días después del alta en el Registro, mientras en el caso de una relación jurídica referente al servicio de domiciliación de empresas constituida anteriormente, hasta el día 29 de septiembre de 2017.

No éste es el único cambio que ha afectado a la relación jurídica referente al servicio de domiciliación de empresas últimamente. Un decreto que entró en vigor recientemente, permite la prestación del servicio de domiciliación de empresas con condiciones más estrictas que antes, ya que sólo el propietario del inmueble tiene pleno derecho a la prestación del servicio o el arrendador del inmueble con el consentimiento previo del propietario pero con competencias reducidas. (por ejemplo, en caso de una relación jurídica de encargo de la entrega entre el arrendador y el usuario del servicio, una relación conectada entre empresas o en caso de un contrato de encargo de contabilidad continuo).

Además de esto, el decreto modificó en varios puntos los requisitos referentes a la forma y el contenido del contrato de encargo relativo al servicio de domiciliación de empresas. Por ejemplo, impuso la forma escrita, la recepción de los envíos por correo en el domicilio social, y, como regla principal, prohibió la constitución de una relación jurídica de tiempo determinado referente al servicio de domiciliación de empresas. Se dio una prórroga hasta el 30 de junio de 2018 para modificar los contratos de encargo referentes al servicio de domiciliación de empresas para que éstos cumplan sin falta los requisitos expuestos en el decreto. En caso de que las partes no cumplan los requisitos hasta dicho plazo, las disposiciones que no sean apropiadas a las condiciones jurídicas caducan el día después del plazo.

 

Asociación de Abogados BALÁZS&KOVÁTSITS

Contacto: Dr. Balázs Tamás abogado director de oficina, correo electrónico: balazs@bakolegal.com